viernes, 8 de mayo de 2009

El canto del coquí

Existe un animalito muy curioso llamado coquí. A su canto le pasa un poco lo que a mí: Por aquí no se encuentra.

Comienza al anochecer y perece ser el canto de un pájaro o algo parecido pero el animal es una especie de ranita muy pequeña, apenas de 3 centímetros.

 

Me enamoré de ese canto en Puerto Rico. Me recuerda todo lo experimentado allí, todos los rostros que han llenado mi mente y mi corazón, todas las vidas que han llegado a mí llenándome de vida. También me recuerda momentos de crisis, de sentirme nada, de bajar la cabeza, de llantos sin hombros y de brazos agarrándome al borde del precipicio.

Ese canto me habla de Fe y de Vida, ambas con mayúsculas. Me recuerda nombres y sueños, ganas de crecer, comunidades, madurez, compromiso, enfermedad, entrega, voluntad…

En él se mezclan risas de niño, música, creatividad, curiosidad, inocencia, ilusiones, ganas de aprender y sobre todo amor.

Quizá por eso ese canto que oí por allá sea tan especial, porque me recuerda que todo lo que puse en juego nunca cayó en saco roto.

 

A todos los jóvenes de la Parroquia Jesús Maestro y las personas que los acompañan.

A mi niño Héctor y a Don Moisés, pequeños y pobres.

Gracias a mo921 por su video (http://www.youtube.com/user/mo921)

1 comentario:

  1. Por fin le pongo cara a ese bichito pequeño! Existía! :)

    ResponderEliminar