martes, 16 de junio de 2009

Ensanchar el corazón

065 Ensanchar el corazón

Hay personas en la vida de cada uno que tienen la capacidad de ensanchar el corazón. Cuando te encuentras con ellos notas que amas más, que los días se te hacen más llevaderos. De repente te das cuenta que tus pesos se vuelven más livianos y que tus penas, que las tienes, son menos. Eres capaz de decirles sin vacilar un “¡Genial!” cuando te preguntan qué tal te encuentras, y ellos te contestan sin duda alguna: «Las vitaminas pal’ corazón dan resultado». Son personas que te confirman tu teoría: el amor no va ligado a la necesidad. Los quieres porque sí, aunque solo hayas compartido con ellos una semana o dos. Pero los sientes hermanos, de tu misma sangre, de tu mismo espíritu, de tu mismo Dios.

Y llega el momento de la despedida. Tú vuelas al sur con tus alas de águila y ellos se quedan arriba con un pedacito de ti. Piensas: «Sigue siendo difícil no volver la vista atrás o simplemente quedarse. Nunca me acostumbraré a esto». Pero sabes que debes migrar para volver a la realidad y enfrentarte a ella con tus nuevos sueños. Te marchas inquieto, pero en el transcurso del camino oyes una música que te dice “entiendo que algún día nos volveremos a unir” y suspiras aliviado, sabiendo que tarde o temprano abrirás de nuevo tus alas de águila rumbo al reencuentro.

A mis hermanos: Israel, Nacho y Jose Luis

Imagen: “king of the heart” de ursastudio (http://ursastudio.deviantart.com)

3 comentarios:

  1. "Genial" postura.

    Lo importante es disfrutar en el momento de esas personas que -seguro, por algun motivo- se ponen en el camino de uno.
    Fijo! que habrá reencuentro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo te vi más alto, sí, sí! :)

    ResponderEliminar
  3. - Buenos días- dijo el zorro.
    - Buenos días- respondió cortesmente el principito [..]
    - ¿Quién eres? -dijo el principito-. Eres muy lindo...
    - Soy un zorro- dijo el zorro.
    - Ven a jugar conmigo- le propuso el principito-. ¡Estoy tan triste!...
    - No puedo jugar contigo -dijo el zorro-. No estoy domesticado.
    - ¡Ah! Perdón -dijo el principito.
    Pero, después de reflexionar, agregó:
    - ¿Qué significa "domesticar"?.
    [..]
    - Es una cosa demasiado olvidada - dijo el zorro-. Significa "CREAR LAZOS".
    - ¿Crear lazos?.
    - Sí -dijo el zorro-. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos NECESIDAD el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo...

    Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se acercó la hora de la partida:
    - ¡Ah!...- dijo el zorro-. Voy a llorar.
    - Tuya es la culpa -dijo el principito-. No deseaba hacerte mal, pero quisiste que te domesticara...
    - Sí -dijo el zorro.
    - ¡Pero vas a llorar! -dijo el principito.-
    - Sí -dijo el zorro.
    - Pero entonces, no ganas nada.
    - Gano -dijo el zorro-, por el color del trigo.
    Luego, agregó:
    - Ve y mira nuevamente las rosas. Comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás para decirme adiós y te regalaré un secreto.
    El principito se fue a ver nuevamente las rosas.
    - No sois en absoluto parecidas a mi rosa; no sois nada aún -les dijo- Nadie os ha domesticad y no habéis domesticado a nadie. Sois como mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

    Ayllón,
    tus "hermanos", Israel, Nacho y Jose Luis, no estarían de acuerdo con tu teoría de que "el amor no va ligado a la necesidad".
    Sabes cómo lo sé?.
    Tu blog era semejante a cien mil blogs.
    Hasta que un día entré en él y no pude salir.
    Me quedé a disfrutar de "losTuyos". (tus chicos)
    De las palabras bien hilvanadas.
    De tus juegos de "cartas".
    De tu necesidad de cantar.
    Y entonces entendí que me habías "domesticado".
    Y que ahora, para mí, eras "necesario".
    Como lo es Gonzalo (EnCumbresBorrascosas).

    Y que para que pueda disfrutaros es NECESARIO que estéis ahí. (Aunque sea en la distancia abstracta de un soporte virtual). Como tus hermanos están. En otras provincias, sí, pero están. Son "únicos" para ti. Y tú para ellos.

    El amor "necesita" del "otro" para nacer, crecer, y ser.

    Ayllón, un placer "necesitarte".
    Me basta con saber que estás y si algún día dejás de estar...
    Como diría el zorro;
    - Gano. Cada vez que escuche a alguien decir con pasión "losMíos".

    Gonzalo,
    gracias mil por haberme descubierto "Restos de un naufragio interior".
    (Ya van dos!!)

    ResponderEliminar